La cAbEzA En lAs nUbEs
PaRa iMaGiNaR Lo iMpOsIbLe
Y LoS PiEs eN La tIeRrA
PaRa hAcErLo rEaLiDad…

Cafe Racer Dreams es el workshop líder de constructores de motos clásicas con presencia tanto en Europa como en EEUU. La marca nació en el 2010 como el sueño de Pedro García ante la imposibilidad de encontrar una moto especial y única para él.

Decidió crearla por sus propios medios siguiendo la estéticas de las motos Cafe Racer. Y ¿por qué no crear más modelos con las mismas expectativas para clientes que, cómo él, buscaran distinción, clase y exclusividad? El resto, cómo se suele decir, es historia.

El proceso creativo, surge de la unión de su mente con las conversaciones previas que mantiene con cada cliente.

‘A veces nos preguntan qué sentimos cuando recibimos una moto por primera vez en el taller, cómo imaginamos el proceso de transformación, cómo empieza todo. Es difícil de explicar lo que se siente al enfrentarse al reto de transformar una moto. Pero los nervios y las emociones nos acompañan en cada proyecto. Siempre nos ponemos grandes retos, las metas más altas. Es importante no rendirse hasta que hayas conseguido el mejor resultado posible. Sólo entonces te podrás dar por satisfecho.
A veces y tras meses de trabajo, cuando la moto va cogiendo forma, somos conscientes de la importancia del resultado y en la relevancia que tendrá en la vida de alguien, quizás por muchos años. A veces no somos conscientes de que nuestro trabajo va mucho más allá de la mecánica o estética de la moto ya que ésta determina la forma de vida de la persona que la conducirá. Seguramente ninguno de nosotros pensamos que modificando nuestras motos conseguiremos esa vida soñada pero no por ello dejamos de sentir el impulso de hacerlo y así perseguir nuestros sueños’.

Hoy en día, 6 años después, Cafe Racer Dreams se encuentra entre los constructores de motos custom de nueva era (cafe racer, bratstyle, scrambler, street tracker, etc.) más importantes del mundo. Tiene motos repartidas por Francia, España, Bélgica, Rusia, Reino Unido… y así hasta más de 10 países. Su presencia es continua en el top 5 de las listas de constructores y su negocio se encuentra actualmente en completa expansión con sus líneas de ropa, piezas y hostelería.

En cuanto a los clientes de CRD, muchos son los que han apostado por nosotros para realizar su sueño de tener una moto única y con clase. Suelen ser hombres entre 24-45 años con un poder adquisitivo alto pero que sobre todo quieren sobresalir por encima de la media con algo realmente bueno, con clase y único. Hombres para los que es muy importante la apariencia y el estatus que una de las motos de Cafe Racer Dreams les puede aportar. Algo así como la elección de tu marca de bebida o el reloj que llevas. Son estas “pequeñas” cosas las que marcan la diferencia. CRD nos trae ese clasicismo y ‘buen hacer’ en el que un buen traje o unos buenos accesorios eran imprescindibles para el verdadero gentleman.

¿La diferencia frente a otros constructores? El gusto por el buen diseño con continuas referencias al mundo del motor clásico, la originalidad de nuestras creaciones desde el minuto en que éstas son plasmadas en un boceto, hasta el acabado final, nuestras propias invenciones mecánicas innovadoras y revolucionarias que dotan a cada moto de un diseño único y viable así como su técnica depurada y servicio de post venta.

Cafe Racer Dreams tiene una importante presencia en redes sociales y es aquí donde reside gran parte de su éxito. La calidad de las imágenes, el contenido cuidado y propio, la veracidad de sus publicaciones y el trato con el público han posicionado a la marca en el número 1 frente otras, con seguidores reales y 100% fidedignos.

Con más de 70 motos vendidas en la historia de CRD, 2015 sin duda ha sido el año en el que hemos roto todos los baremos. La cuenta actual asciende a 20 motos, con una lista de espera que nos sitúa ya en el 2016. Nuestro objetivo es hacer menos motos y de mayor calidad poniendo especial interés en los pequeños detalles, esos que han marcado la diferencia en su historia desde el principio.

equipo_test_1
equipo_test_2